Cuando te lanzas a crear una estrategia de marketing debes saber a quién te diriges y orientar todos tus esfuerzos. Define tu público objetivo, tu cliente ideal y tu buyer persona.

Para tener buenos resultados en nuestra campaña de marketing lo que debemos hacer principalmente es conocer el mercado de nuestro producto o servicio y si la oferta es amplia, adaptar nuestros esfuerzos a la diferenciación y personalización. Y ¿cómo?, pues conociendo a nuestro público objetivo, cliente ideal y buyer persona ya que si no conoces a tu público, la comunicación será demasiado generalista y por lo tanto, llegará a menos personas o a las personas equivocadas.  

¿Qué es el público objetivo? 

El público objetivo no es otro que un grupo de personas al que se dirige nuestra marca. Esto se define en base a unos parámetros teniendo en cuenta factores demográficos como por ejemplo el sexo, la edad, su ubicación, el nivel económico, educativo… y sus conductas como hábitos de consumo…

Este ejercicio nos sirve si no tenemos en cuenta otros factores que pueden alterar este primer análisis y por ello, nacen otros conceptos para ampliar los perfiles y ayudarnos a concretar más en la persona a la que finalmente nos queremos dirigir.  

Ejemplo de público objetivo:

Para entender que es el público objetivo, definiremos el público objetivo principal de CoMsentido. (Puedes dejarme en los comentarios si te sientes identifacado/a).

Mujeres, de entre 30 y 50 años, que viven en España, especialmente en ciudades, con estudios superiores, de clase media o media-alta y con un negocio propio.

¿Qué es el cliente ideal? 

El cliente ideal es un cliente más concreto y para analizarlo puedes usar de ejemplo a un cliente actual que ya tengas. Es decir, todo lo que has definido en el público objetivo y además que esté interesado en tus servicios, que comparta tus mismos valores, que sea fan de determinadas marcas, que tenga X inquietudes o problemas… serían todos los rasgos con los que sueñas que tengan todos tus clientes. 

Tiene que ver con la identificación de tu negocio y de cómo quieres que sea la persona que se identifique contigo. Tu cliente ideal cree que tu producto satisface por completo todas sus necesidades y considera tu producto o servicio el mejor del mercado.

Recuerda que puedes tener más de un tipo de cliente ideal, pero sí debes tener claro que tipo de servicio / producto ofreces a cada tipo de cliente ideal

Ejemplo de cliente ideal:

Una de las mejores formas para describir a tu cliente ideal es pensar en qué tipo de cliente es el que más te compra e intentar definirlo. Uno de los clientes ideales de CoMsentido, siguiendo con el anterior ejemplo, es el siguiente.

Mujeres emprendedoras con pequeños o medianos negocios, de entre 30 y 50 años, con estudios superiores e interés por el marketing, de clase media o media-alta y que viven en las principales ciudades de España. Necesitan mejorar su visibilidad online para atraer a potenciales clientes y son conscientes de o que tienen que formarse en competencias de marketing digital o externalizar esa parte de su negocio a un freelance o empresa externa.

¿Qué es la buyer persona? 

La buyer personas sería todo lo anterior, pero añadiendo ciertos datos creando un personaje ficticio o real con esos datos. Se trata de que le pongas nombre y apellidos, cara, lugar de nacimiento, edad, que te inventes su vida, qué hace, qué piensa, qué le preocupa, qué necesita, qué problemas tiene, qué le motiva, qué ideología tiene, cuáles son sus comportamientos de compra, qué objetivos tiene en su vida… 

De estos perfiles puedes crear varios, diferentes y con distintos comportamientos porque esto te ayudará a adaptar mucho el lenguaje de tu campaña dependiendo de los diferentes comportamientos que hayas descrito y realizar diferentes estrategias hasta lograr la que te dé más resultados. Pasa como en el cliente ideal, puedes tener diferentes perfiles pero si debes tener en cuenta qué «vendes» a cada uno de esos perfiles.

Es muy importante que la información que adaptamos o añadimos en este punto, vengan de los propios clientes potenciales y no de nuestra percepción ya que esto puede distorsionar los valores y datos reales que adaptemos a nuestra campaña.

Ejemplo de buyer persona:

Tenemos que definir y crear un perfil psicológico, comportamental y demográfico de nuestro potencial cliente:

Ana, 35 años y emprendedora. Tiene un pequeño negocio físico de piezas de bisutería en Barcelona, pero tras la pandemia le cuesta sacar beneficio porque pasan pocos potenciales clientes cerca del escaparate y al tener un aforo limitado, no consigue las suficientes ventas diarias. Busca otras formas de poder vender online, desde casa y ahorrando gastos del alquiler del local y otros que supone tener un negocio físico. Además, está embarazada y quiere poder vender sin tener que desplazarse ni pasar 10 horas físicamente en su local.

Ana es consciente de que necesita una inversión para digitalizar su negocio y dispone de entre 1500 y 3000€ para esa inversión inicial. Además, es consciente que debe formarse en marketing y ecommerce y dispone 100€ mensuales para ello. Por último, es consciente que durante los meses que esté de baja por maternidad, tiene que poder delegar las ventas de su negocio o automatizarlas de tal manera para poder seguir generando ingresos sin dedicar tiempo.

Ana busca una marca que comparta sus valores, que le sea franca y sincera y le ayude a dar visibilidad a su negocio. Como tiene interés en el marketing digital, está siguiendo a cuentas sobre marketing en Instagram para entretenerse en los caminos y también, en los ratos libres en su tienda, navega en internet entre blogs encontrando información de valor.

¿Cómo saber cuál es la buyer persona correcta? 

Revisa tus seguidores, tus clientes, qué personas te dan más respuestas y con cuales tienes una relación más activa. Analiza tu página y mira qué tiene mejor repercusión e interacción, así como estudiar tu base de datos e incorporar los aspectos más destacables.  No se trata sólo de analizar tus clientes o analizar tus seguidores en RRSS, se trata de analizar el mercado y todos los aspectos de tu negocio, porque quizás tu buyer persona más óptima a día de hoy no es aún tu cliente porque no has llegado hasta ella.

¿Por qué es importante definir tu público objetivo, cliente ideal y buyer persona?

Dirigirnos correctamente a nuestros potenciales clientes es clave para que comprenda el mensaje correctamente y se sientan identificados con lo que les estás contando para que puedan confiar en ti para comprar ese producto que vendes o ese servicio que ofreces. Para ello, es importante tener claro cuál es tu cliente ideal, tu público objetivo o tu buyer persona; o los diferentes tipos de clientes ideales que tengas.

Es normal que tengas varios tipos de públicos objetivos, especialmente si ofreces una amplia gamas de productos o servicios. Por ejemplo, en el caso de CoMsentido tenemos a tres tipos de clientes muy diferenciados: la mediana o grande empresa que quiere un servicio de marketing digital; el emprendedor que quiere digitalizar su negocio y necesita una web; y profesionales que se inician en el marketing que quieren seguir formándose.

Para cada uno de estos tres tipos de buyer persona, tenemos unos servicios o productos específicos, nos dirigimos de manera diferente y en canales distintos.Y esto es el éxito de que los tres se sientan identificados con CoMsentido aunque entre ellos no tengan nada que ver.

Si quieres saber más sobre este tema y conseguir unas plantillas gratis para que te sea más sencillo definir a tu cliente ideal, puedes hacerlo descargando nuestra guía y plantillas para definir tu público objetivo.

¿Crees que podrías incluirte en uno de estos tres casos? Cuéntamelo en los comentarios y, en el caso de que no te sientas identificado, cuéntame quién eres y qué te interesa, para saber cómo son los lectores del blog CoMsentido.

 

Calendario_Social-media-2022

Descarga gratis el Calendario del Community Manager 2022.

Descargar